Nachos

Cómo hacer nachos

Nachos con pollo

Los nachos quizás sean los aperitivos más demandados en los días en los que juega nuestro equipo favorito de fútbol. Están buenísimos, son muy rápidos de preparar y gustan a todo el mundo.

De todas las maneras, no hace falta esperar a alguna ocasión especial para hacer este plato de nachos, cualquier excusa es buena.

El sazonador para tacos se vende en sobres ya preparados, pero se puede hacer casero juntando unas cucharaditas de chile en polvo, cebolla en polvo, comino, ajo en polvo y pimentón picante. Las cantidades van al gusto del comensal.

Nachos con pollo

Ingredientes para 4 o 6 personas:

  • 1 bolsa de nachos
  • 2 pechugas de pollo grandes y enteras, sin huesos ni grasa
  • 2 cucharadas de sazonador para tacos
  • 2 cucharadas de chile en polvo
  • 225 gramos de salsa de tomate frito
  • 60 ml de aceite de oliva
  • 2 tazas de agua caliente
  • Queso chedar rallado
  • Unas gotas de Tabasco al gusto (opcional)
  • sal

Cómo hacer nachos con pollo:

Cortamos las pechugas por la mitad y las embadurnamos tanto como podamos con el sazonador para tacos, y por si fuera poco, yo le añado el chile en polvo para que pique un montón.

Calentamos el aceite en una sartén amplia a fuego medio y, cuando esté caliente, cocinamos las pechugas por todos sus lados hasta que estén bien doradas y bien hechas por dentro.

Las retiramos de la sartén y las reservamos en un plato para que reposen unos minutos.

En la misma sartén (para que no se pierda nada de sabor) mezclamos la salsa de tomate y el agua caliente junto con unas gotas de Tabasco, y lo ponemos para que cueza hasta llevarlo a ebullición. En ese momento bajamos el fuego, para que se mantenga caliente y rectificamos de sal y de picante.

Desmenuzamos el pollo con ayuda de un par de tenedores, y mezclamos el pollo con la salsa hasta que quede completamente impregnado de salsa. Dejamos que cueza a fuego lento durante unos minutos. Si vemos que la salsa está muy espesa, no dudes en añadir un poco más de agua caliente hasta lograr la consistencia que deseas.

Para emplatar los nachos. En un plato llano, colocamos una capa de nachos, encima una capa de queso rallado, otra capa de pollo con salsa, y volvemos a repetir operación: nachos, queso, pollo con salsa hasta que tengamos una pequeña montaña de nachos con pollo.

Por último, solo tenemos que introducir el plato en el microondas durante 1 minuto o en el horno, para que el queso se derrita completamente.

Servimos en caliente nuestros riquísimos nachos con pollo.

Si te sobra algo de la carne en salsa no lo tires, puedes reutilizarlo para rellenar tus tacos, quesadillas, pizzas, bocadillos, sandwiches... es muy versátil.