Nachos

Cómo hacer nachos

Nachos con chili

Estos nachos están abarrotados con capas de chips de nachos crujientes, delicioso chili, una salsa de queso hecho en casa, y un montón de sabrosos ingredientes, para hacer de este, el aperitivo ideal.

Coge un plato y unas servilletas y zambúllete en estos nachos con chili llenos de sabor.
Esta salsa de queso hecha en casa va a cambiar tu vida, ¡o por lo menos tus nachos! Al estar hecha en casa, se mantendrá caliente y con su textura semi líquida durante más tiempo.

Nachos con chili

Pero ojo, utiliza un buen queso. Si te vas a tomar la molestia de hacer la salsa (que realmente no es una molestia porqué se tarda literalmente 10 minutos), utiliza una materia prima de calidad, un queso cheddar en cuña, no de los que venden ya rallados. Ya lo rallarás tu en casa.

Para añadir un toque picante al chili, le agregué una lata de chili con carne (sin frijoles).
Ahora que tenemos la carne y la salsa de queso preparada, llega la parte divertida, montar los nachos.
Amontonar los ingredientes como quieras y espolvorearlo con otros ingredientes frescos.

Podemos mantener la salsa de queso y la carne caliente en cuencos aparte para que los invitados puedan añadirse más cuando quieran.

Tiempo de preparación: 20 minutos

Ingredientes para 6 porciones de nachos:

Para la mezcla de carne:

  • 450 gramos de carne picada de vacuno
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 300 gramos de chili con carne (en lata)
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de comino molido
  • ½ cucharadita de pimienta de cayena
  • ½ cucharadita de pimentón
  • ½ cucharadita de orégano

Para la salsa de queso:

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 taza y media de leche, caliente
  • 225 gramos de queso cheddar, rallado
  • ½ cucharadita de sal

1 bolsa de nachos
2 tomates
1 cebolleta
aceitunas negras, sin hueso
crema agria

Elaboración de los nachos con chili:

Para la mezcla de carne:

Ponemos una sartén a fuego medio-alto con el aceite de oliva y freímos la carne picada hasta que coja color. Añadimos la lata de chili, el ajo en polvo, el comino, la pimienta de cayena, el pimentón y el orégano y mezclamos todos los ingredientes.
Bajamos la temperatura a fuego bajo para mantener la carne caliente hasta el momento de servirla.

Para la salsa de queso:

Calentamos la leche.
Derretimos la mantequilla en un cazo, añadimos la harina y removemos, dejamos que se cocine por un minuto. Vertemos la leche caliente a la harina y no dejamos de revolver hasta que la salsa tenga una consistencia suave y uniforme, sin grumos.
Dejamos que cueza unos minutos más, revolviendo ocasionalmente, hasta que empiecen a salir burbujas y espese.
A continuación, añadimos el queso y la sal.

Removemos constantemente hasta que el queso se derrita por completo y tengamos una salsa suave. Lo mantenemos a fuego bajo hasta que sea el momento de servir.

Montaje del plato:
En un plato, ponemos una capa de nachos, vertemos la salsa de queso y la mezcla de carne encima, repetimos el proceso con otra capa de nachos, queso y carne.
Terminamos el plato colocando los demás ingredientes encima, los tomates picados en dados, las cebollas cortadas en rodajas finas, las aceitunas en trocitos y la crema agria.

Consejos:
Si vemos que la salsa de queso está demasiado espesa, podemos añadir más leche para diluirla.
Servimos en platos individuales o en uno grande en familia.